Casi no podemos vivir sin él. El microondas es un electrodoméstico esencial en cualquier cocina que se precie. Su rapidez y facilidad de manejo nos aportan muchísima comodidad en nuestra ajetreada vida diaria. Tan integrado está en nuestra rutina que probablemente pasamos por alto varias pautas esenciales para su uso y cuidado. Por ese motivo te ofrecemos estos 5 consejos para utilizarlo correctamente:

Usa materiales adecuados
No todo vale. Ya sabes que los utensilios metálicos están totalmente prohibidos. La carga generada por las ondas electromagnéticas puede provocar chispas peligrosas, especialmente en objetos puntiagudos, que en contacto con materiales inflamables podrían derivar en un incendio.

Los recipientes adecuados son los fabricados en cerámica o vidrio, de tamaño no excesivamente grande. Pero tampoco vale cualquiera. Es importante que sean aptos para microondas. Por ello, debes buscar aquellos que tengan el icono o la leyenda correspondiente. Si el recipiente presenta algún tipo de decoración metálica, es mejor prescindir de él para este fin.

Usa una tapa para cubrir los platos
Las tapas para microondas te ayudarán a cocinar mejor los alimentos. Sus perforaciones ayudan a liberar parcialmente el vapor emitido por el calentamiento de la comida, evitando al mismo tiempo que se reseque en exceso.

Además, te ahorras las molestas salpicaduras. Es importante mantener el microondas limpio, evitando que se acumule grasa en las paredes, sobre en la tapa para la guía que emite las microondas.
Si en su lugar vas a usar una película de plástico sobre el plato, asegúrate de que es apta para microondas, vigila que no esté en contacto con ningún alimento, y realiza varias perforaciones para facilitar la salida del vapor.

Distribuye los alimentos adecuadamente
No menos importante que los materiales es la disposición de los alimentos en ellos. La capacidad de las microondas para penetrar en ellos es limitada. Si los amontonamos en la parte central, es posible que los que están situados abajo permanezcan fríos. Lo mismo sucedería si tratamos de calentar una porción demasiado gruesa: solo la superficie se calentaría correctamente.

Es aconsejable distribuir los alimentos hacia el borde del plato para que el calentamiento sea uniforme. Si es posible, coloca las zonas más gruesas hacia el exterior del plato, y las partes más delgadas hacia el centro. En el caso de comidas líquidas, es aconsejable remover una o dos veces durante el proceso.

Dar la vuelta para descongelar
Por lo expuesto anteriormente, habrás deducido que para descongelar productos no basta con introducirlos en el microondas y pulsar el botón. A los pescados y carnes fileteadas es recomendable darles la vuelta a mitad del proceso. Usa esta función solo en porciones pequeñas; en grandes piezas es probable que el exterior se cocine en exceso mientras el interior permanece congelado.

Algunos modelos de microondas cuentan con funciones avanzadas de descongelación. Es el caso del MWGC-30SS de GRUNKEL, que permite introducir el tipo de alimento y el peso para obtener una descongelación más precisa.

Limpieza periódica
El interior del microondas debe permanecer lo más limpio posible en todo momento. Los restos de comida acumulados podrían provocar a la larga un mal funcionamiento del aparato, especialmente en la tapa que cubre la guía de microondas. Utiliza un paño suave ligeramente humedecido para retirar esta suciedad. Jamás emplees productos agresivos ni agua, ni rascadores o utensilios similares.

Para eliminar los olores prueba a introducir las dos mitades de un limón boca abajo sobre un plato, y calienta moderadamente a continuación. Calentar un vaso con agua, con té aromático o zumo de limón también puede ayudarte a solventar este problema.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies